Recibiendo la Palabra de Dios

Recibiendo la Palabra de Dios

Uno de los más graves problemas que como cristianos nos encontramos al predicar el evangelio, es cuando la gente no recibe nuestra palabra como palabra de Dios. Cuando tú y yo hablamos sobre la vida de Jesucristo, mucha gente no piensa verdaderamente lo que estamos diciendo. El evangelio ha perdido verosimilitud.

Hay una seria, muy seria crisis de verosimilitud en la predicación del evangelio. Y cuando pensamos en ello, vienen a la mente algunas de las posibles razones. Ministros y ministerios fraudulentos, hipocresía en los líderes cristianos, adulterios en los altos cargos y muchísimas otras cosas que han hecho que el nombre de Cristo sea blasfemado entre los inconversos.

Eso ha dado lugar a que la gente simple y llanamente no crea en el evangelio, a que sea rechazado como una novedad de vida. Viene a mi mente la historia de Jonás cuando fue descubierto como un desobediente siervo de Dios que confeso su profesión, «soy hebreo y temo a Jehová». ¿Se imagina que tras esta declaración Jonás se hubiera puesto a evangelizar a esta gente?

Que tristeza que esto es justamente lo que pasa en nuestros días. Ante esta verdad, me llama la atención, lo que afirma el verso 13 del pasaje de Tesalonicenses: «que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis como es en verdad la palabra de Dios».

Que curioso que ese grupo de personas de Tesalónica, habían creído a la palabra de estos predicadores, Pablo, Silvano y Timoteo como palabra de Dios, y no dudaban que Dios estaba con ellos. Ante esta verdad, la pregunta que surge es:

¿Por qué los Tesalonicenses creyeron a estos hombres? ¿Por qué no dudaron que lo que les decían era justamente palabra de Dios? Esta es precisamente la pregunta. Esta vez querría contestar, haciendo un estudio del capitulo dos y también en este sermón expositivo encontrar las razones que bien pudiesen echarnos una mano a nosotros para considerarlas y ponerlas en practica. Yo encuentro por lo menos 5 razones que aclaran el hecho de que los tesalonicenses recibieran la predicación de estos tres misioneros, como palabra de Dios y no como palabra de hombres.

1.- En primer lugar, los tesalonicenses recibieron la palabra que predicaban como de Dios, por el hecho de que eran varones que habían sido APROBADOS por Dios. Verso 4.

a) Es irrealizable predicar el evangelio de Cristo sin antes haber sido aprobados por Dios. Jamás tendrá el mismo efecto la predicación de alguien que bien puede saber de Dios, a una persona que conoce Dios, que ya ha tenido un encuentro personal con Cristo.

b) Hay dos aprobaciones que experimenta el ser humano, la primera cuando este es salvo y su situación delante de Dios, llega a ser limpia, esto es cuando es justificado Romanos 3: 21-24.

La segunda aprobación es cuando siendo cristianos, justificados, mantenemos limpio nuestro testimonio sin reproche alguno. 2Timoteo 2:15.

c) Esta era la situación de Pablo Timoteo y Silas eran varones APROBADOS por Dios.

d) Recuerde que el primer paso comienza cuando somos aprobados por Dios, así la gente creerá a nuestra predicación.

2.- En segundo lugar, los Tesalonicenses recibieron la palabra de Pablo Timoteo y Silas, como palabra de Dios, por el hecho de que vieron en ellos PERSISTENCIA verso 2.

a) Que atrayente que una de las cosas de las que se podían atestiguar con claridad era la persistencia de estos misioneros, el denuedo, la resolución clara que tenían de predicar el evangelio. ellos estaban bien RESUELTOS A predicar el evangelio.

b) El verso dos está diciendo que no importaba lo que ya antes habían padecido ellos estaban resueltos a proseguir la predicación de la Palabra. Yo me pregunto cuantas veces muchísimos barrios han visto nacer pequeñas iglesias, han visto movimientos de evangelismo; y a pesar de ello al final no se continua. Eso nos lleva a tener en cuenta también que aún cuando el inconverso no charla mucho de esto, el se fija en todo y esta listo para ridiculizar el evangelio.

3.-La tercera razón por la que los tesalonicenses recibieron lo que Pablo Timoteo y Silas predicaban como palabra de Dios es por el hecho de que ellos:

Jamás Procuraron LA GLORIA HUMANA SINO EL GLORIFICAR A DIOS., Verso 6.

a) Cuando como predicadores perdemos la perspectiva correcta y deseamos llevarnos la Gloria, no se puede esperar un resultado de desarrollo, la gente no conocerá de Dios, tal vez lleguen a SABER de Dios pero no ha conocer a Dios.

b) «Dios es el único que merece la Gloria, Dios no comparte su gloria con absolutamente nadie solo él» (Salmo 115:1).

c) No es de extrañar que existe un común denominador entre los que han caído, y han perdido verosimilitud, la historia nos está diciendo que antes de que su verosimilitud se rompiera, ellos gozaban de ser halagados y también ensalzados.

4.- La cuarta razón es: que ellos, amaban profundamente a los Tesalonicenses, ellos no eran Hipócritas y la gente lo sabia, conocían su auténtico interés, su amor sin interés y Genuino. Verso 8 decían: “tan grande es nuestro afecto por vosotros”…

a) Es irrealizable esperar que la gente reciba el evangelio cuando hay hipocresía en nuestros corazones.

b) El amor, la auténtica pasión por las almas que no conocen a Dios, nos hace reflejar el carácter de Cristo. Recuerde todos aquellos pasajes donde una de las más grandes exhortaciones de Dios es el amarnos unos a otros.

c) Judas 23 afirma …. “arrebatándolos del fuego….” es irrealizable hacer eso si no hay amor.

5.- En quinto lugar y por ultimo, los Tesalonicenses creyeron a la predicación de estos misioneros por el hecho de que había en ellos lo que tanto escasea en nuestros días, INTEGRIDAD. Cuando usted ve en el verso 10, ellos declaran su integridad y como su conducta en la práctica es IRREPROCHABLE.

a) La gente piensa mas en los Hechos que en las palabras.

b) A día de hoy la gente solo esta esperando una ocasión para hacer de los creyentes motivo de burla y acusación.

c) Los ministerios de Integridad son los que Dios ha bendecido de manera singular, La integridad lamentablemente es muy escasa, pero todavía la hay.

CONCLUSIÓN: Que gran lección la de este pasaje Bíblico. Hoy mas que jamás debemos buscar que la gente verdaderamente se dé cuenta de su necesidad de Dios y de la seriedad de su condición sin Cristo, a pesar de ello el mensaje en este pasaje es para la Iglesia, es para nosotros que nos enteramos la magnitud de no dar lugar a que la gente vacile de el poderoso mensaje de Dios de Salvación y justicia. Estemos buscando que siempre y en todo momento la gente pueda mirar en nosotros como cristianos, que estamos predicando a un Dios vivo un Dios de amor y de justicia que tiene un plan para el hombre. Que estas cualidades del ministerio de Pablo Timoteo y Silas nos puedan también acompañar a nosotros, con el fin de que la gente crea al Evangelio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.